Cuidados y mantenimiento

Si básica es una buena alimentación, tanto mas lo son los cuidados y el mantenimiento en una yeguada que se precie y se apasione con el trabajo bien hecho.

Desde que nacen, los potros son sometidos a un exaustivo chequeo para evitar cualquier patología adversa. Suelen venir al mundo en amplias y limpias corraletas donde sus madres disponen de espacio y atenciones. 

La suelta de yeguas y sus potros en el campo es, anualmente, un precioso espectáculo donde, el ganadero, podrá empezar a evaluar, a tan temprana edad, el comportamiento y los primeros movimientos de los potros y potras, realizando así los correspondientes análisis de los productos de la camada. 

Elementos fundamentales en toda explotación ganadera, son los empleados que en ella trabajan y que conocen como nadie las características de cada animal. Desde el yegüero al mozo de cuadra hasta el presentador, jinetes o ayudantes, conforman el tejido humano que prepara y mima nuestros caballos con el fin de garantizarles un buen  futuro. 

Las cuadras, son limpiadas diariamente y desinfectadas con regularidad con el fin de proporcionar a los animales que en ella habiten el confort necesario. La suelta de los caballos de “box” en patios preparados para tal fin, el andador automático y el variado ejercicio al que son sometidos, les proporcionan el correcto estado físico y psíquico. 

A todo esto se une un esmerado control antiparasitario, de vacunaciones y atenciones veterinarias que les garantiza un prometedor futuro.